lunes, 20 de febrero de 2012

Remedios caseros para la anemia

Remedio casero para la anemia 1: Moler un puñado de berro y exprimir. Después colar y tomar en ayunas. Beber todos los días por 3 meses. El berro contiene grandes cantidades de vitaminas A y además, es un depósito natural de minerales como el azufre, yodo, hierro y fósforo. Por ello, se considera una planta ideal para combatir la anemia.

Remedio casero para la anemia 2: Hervir en 1/2 litro de agua 250 gramos de damascos a fuego muy bajo durante media hora. Después, dejar enfriar y retirar los carozos. Licuar y agregar 1 litro de vino tinto, 1 cucharada de tintura de ortiga y 1 cucharadita de tintura de raíz de diente de león. Mezclar bien y guardar en botellas de vidrio oscuro. Este tónico puede conservarse hasta 3 meses en un lugar oscuro y seco.

Remedio casero para la anemia 3: Agregar, a un litro de agua, una cucharada de hojas de alcachofas y un pedazo de piel de naranja. Hervir esta preparación durante 10 minutos y después colar. Al líquido resultante, agregar una cucharaditas de miel. Beber una taza al día. (Evitar este remedio si se sufre de problemas biliares).

Remedio casero para la anemia 4: Consumir higos, ya sean frescos o secos, como postre en algunas comidas, ya que contiene hierro y ayuda en la formación de hemoglobina.

Remedio casero para la anemia 5: Preparar un jugo que contenga 2 zanahorias grandes, 1 remolacha roja y 1 cucharada de levadura de cerveza. Mezclar bien estos ingredientes y beber, preferiblemente en el desayuno, en días alternos.


Recomendaciones naturales

Consumir vegetales con alto contenido de hierro como espinacas, berro, brotes de ortiga, zanahorias y remolachas.

Consumir alimentos como hígado, la yema de huevo, las frutas secas y los cereales ricos en vitamina B12.

Consumir, por lo menos cuatro veces por semana, sopa de lenteja o frijoles rojos los cuales constituyen grandes aliados contra la anemia.

Consumir alimentos que contenga cobre como naranjas, cebollas, espinacas, uvas, polen, remolacha, nabos, y puerros, ya que es necesario para la correcta absorción del hierro, por lo que es imprescindible en el tratamiento de las anemias ferropénicas (anemias por falta de hierro).

Evitar todo tipo de esfuerzo físico hasta que la anemia haya desaparecido, ya que los ejercicios físicos necesitan un mayor consumo de oxígeno, y esto es precisamente lo que escasea en la sangre cuando existe anemia. Sin embargo, tampoco resulta conveniente adoptar una vida inactiva. Por ello, se recomienda caminar distancias cortas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada