martes, 21 de febrero de 2012

Remedios caseros para los sintomas del sida

El SIDA es causado por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) el cual reduce la capacidad del organismo en defenderse contra las enfermedades.




Este virus es trasmitido mediante los fluidos infectados como en la sangre, semen, etc. y que una vez en el cuerpo, ataca al sistema inmunológico destruyendo los glóbulos blancos llamados células T y, por ello, facilitando la aparición de las enfermedades oportunistas como infecciones cutáneas o fúngicas, neumonía y algunos tipos de cáncer.

Los síntomas más comunes son:

Aumento del tamaño de los nódulos linfáticos (persistente durante más de tres meses)
Fatiga
Inapetencia
Pérdida de peso
Inflamación de las encías
Úlceras en la boca
Diarrea
Fiebres recurrentes
Sudor constante (especialmente en la noche)
Infecciones persistentes como la candidiasis vaginal o en la boca
Erupciones de la piel persistentes
Enfermedad pélvica inflamatoria (que no responde a tratamiento)
Pérdida de la memoria a corto plazo

Usualmente el VIH se contagia mediante:

Sexo sin protección
Transfusiones de sangre, plaquetas o plasma contaminado.
El compartir agujas infectadas con el VIH al usar drogas intravenosas

A pesar que, en la actualidad, el VIH y el sida siguen siendo devastadores, el uso de algunas hierbas puede, en conjunto con los fármacos, inhibir la reproducción del virus y, a la vez, satisfacer las necesidades alimenticias básicas del cuerpo.



Remedios populares

Remedio para el VIH y sida #1: Hervir una cucharada de raíz de regaliz en una taza de agua por 5 minutos. Retirar del fuego y dejar refrescar. Tomar una taza durante la mañana. Los componentes activos del regaliz, la glicirrízina y el ácido glicirretínico, según investigaciones, han demostrado que pueden evitar varios procesos relacionados con la reproducción viral incluyendo el VIH. Sin embargo, debido a que el consumo excesivo de regaliz puede ocasionar retención de sodio y agua, agotamiento de potasio y presión arterial alta, no se recomienda su consumo en caso de sufrir de hipertensión o problemas renales.

Remedio para el VIH y sida #2: Tomar un vaso diario de jugo de aloe vera o sábila, ya que contiene carrisyn un elemento que parece que inhibe el desarrollo del virus. Sin embargo, si existe diarrea, se debe reducir su consumo.

Remedio para el VIH y sida #3: Hervir una cucharada de cúrcuma (llamado también azafrán de las Indias) en una taza de agua. Retirar de fuego y tomar, una taza al día, cuando aún está tibia. Esta hierba ayuda, según investigaciones, a proteger al ADN contra los estragos causados por el virus, evita la reproducción del VIH y la aparición de muchas enfermedades oportunistas asociadas con el VIH y el SIDA debido a que es un potente antioxidante 300 veces más fuerte que la vitamina E.

Remedio para el VIH y sida #4: Hervir dos cucharadas de corazoncillo (llamada también hipérico) en medio litro de agua que esté hirviendo. Tapar y esperar a que se refresque. Colar y tomar dos o tres tazas al día. El corazoncillo, además de ser muy empleado para tratar la depresión leve a moderada, también resulta de utilidad, por sus compuestos antivirales, para hacer más lenta la evolución del VIH a sida. Sin embargo, su consumo en cantidades elevadas puede provocar una grave sensibilidad a la luz solar.


Mantener un estado nutricional óptimo es fundamental desde el momento del diagnóstico de la enfermedad, para prevenir las consecuencias que conlleva el VIH/sida: Deterioro inmunológico, un importante déficit nutricional y una progresiva pérdida de peso. Para ello, es importante identificar los problemas nutricionales, lo más pronto posible, para indicar la intervención más adecuada: consejos dietéticos, utilización de suplementos orales, entre otros.

Consumir alimentos con vitamina E como germen de trigo, nueces, maíz, etc., ya que su poder antioxidante evita el daño celular provocado por el VIH e inhibe la reproducción del virus.

Consumir alimentos que contengan selenio como carne de vaca, hígado de vaca, pollo, pescado, pavo, ya que actúa en conjunto con la vitamina E para producir los anticuerpos que combaten las infecciones al ayudar a conservar los glóbulos rojos y proteger a los glóbulos blancos contra los dañinos ataques virales.

Analizar con el médico la posibilidad de tomar el suplemento carnitina (carnitine), ya que aumenta la eficacia de las vitaminas E y C antioxidantes evitando que los glóbulos blancos mueran, reduciendo los daños neurológicos asociados con el SIDA e incluso ayudando a evitar el 'síndrome de desgaste', que es la desintegración en los músculos y otros tejidos corporales caracterizada por la pérdida de peso, debilidad, fiebre, diarrea y un incremento del colesterol.

Cambiar constantemente de menú o tratar de comer en cantidades pequeñas, pero un mayor número de veces al día (cuatro o cinco porciones al día en lugar de tres) si la persona con VIH o con SIDA no tiene hambre o se llena con facilidad.

Masticar lentamente y con la boca cerrada.

Empezar por la mañana tomando alimentos secos, galletas, pan y evitar, durante el día, alimentos con olor muy penetrante como el café, pescados, cebollas, espárragos si la persona con VIH o con SIDA tiene náuseas o vómitos.

No mezclar alimentos que estén a diferentes temperaturas.

Preferir los alimentos salados que son mejor tolerados por las personas con VIH y SIDA.

Evitar los productos con leche o derivados y los alimentos que dejan residuos, como son los cereales si la persona con HIV y SIDA tiene diarrea.

Consumir alimentos suaves, como puré, huevo y flan, si la persona con VIH o SIDA no puede comer porque siente dolor en la garganta o en la boca.

Beber a diario, por lo menos, 8 vasos de 8 onzas de agua destilada al vapor y no agua de grifo para eliminar las toxinas del organismo. Es necesario tomar agua aún no se sienta sed, ya que existen órganos, como el cerebro, que se deshidratan antes de experimentar la sed.

Consumir propóleos de abeja y jalea real para evitar las infecciones en las membranas mucosas, en la garganta y dentro de la boca tan frecuentes y comunes en las personas con SIDA.

Usar condón de látex y un espermicida para cualquier contacto sexual. Si usa lubricante con condón de látex, debe utilizar los de base de agua como K-Y jelly y no los aceites de bebé o vaselina que pueden romper el látex en minutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada